AFP

Sismos similares al del martes 19 de septiembre son difíciles de caracterizar, esto debido a su epicentro y a las distintas condiciones por las que suelen ocurrir, así lo explicó Francisco Ramón Zúñiga Dávila-Madrid, investigador especialista en geofísica y sismología del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Juriquilla.

El sismo de magnitud 7.1, que afectó a la Ciudad de México, Morelos, Puebla y Oaxaca, tuvo un epicentro en la placa tectónica de Cocos, la cual se encuentra debajo de la placa de Norteamérica, que cubre toda esta zona del continente.

Lee: Por qué los sismos ya no se miden en escala Richter

Este acontecimiento resultó algo inusual en comparación con los sismos que ocurren con mayor frecuencia en la costa del Pacífico de México.

“El epicentro del sismo de este 19 de septiembre fue muy cercano a la Ciudad de México, pero hay que subrayar que no es tan raro como se cree. El 24 de octubre de 1980 ocurrió uno muy semejante que generó graves afectaciones en Huajuapan de León, Oaxaca, y que se sintió también en la Ciudad de México, Guerrero, Morelos, Tlaxcala, Veracruz y Puebla” señaló el especialista.

Agregó que también hubo otro sismo de una magnitud de 7 en el año de 1999,  pero que éste no provocó las afectaciones vividas el pasado martes.

Por si no lo viste: ¿Cómo se produce un terremoto?

Por otro lado, Zúñiga Dávila-Madrid dijo que la ubicación del epicentro de este fenómeno se sintió en entidades donde no suelen percibirse;  un ejemplo fue el estado de Querétaro.

“La distancia del epicentro a Querétaro fue de 300 kilómetros aproximadamente, lo cual no es mucho, por eso fue que también se sintió acá, aunque de una menor intensidad, calculamos que fue de entre 3 y 4 grados”.

El especialista en geofísica y sismología puntualizó que, aunque los sismos no se pueden predecir, sí pueden visualizar las probabilidades en ciertas zonas.

También puedes leer: Medidas que debes seguir después de un sismo

“Se trabaja mucho en investigar cómo van cambiando esas probabilidades y en ese sentido cada sismo es distinto. Por ejemplo, el ocurrido el pasado 7 de septiembre no estaba considerado como de alta probabilidad; por otra parte, el del martes resulta difícil de caracterizar debido a que son poco frecuentes y sus condiciones distintas a los más comunes, que se generan cerca de la costa”.

Actualmente, en México, existe la Red Sismológica Nacional, la cual se encarga de monitorear la sismicidad en todas las regiones del país.

Te recomendamos:

Sismológico Nacional contabiliza 39 réplicas de temblor

CON INFORMACIÓN DE CONACYT

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre