Davos es un pequeño pueblo suizo de 11,000 habitantes, a dos horas en auto desde Zürich. Se ha convertido, a lo largo de 48 años, en el epicentro de la reflexión anual sobre las oportunidades y los desafíos que enfrenta la humanidad.

La globalización y las tendencias de apertura económica de los últimos 70 años enfrentan impulsos aislacionistas y populistas de diverso tipo. En ese contexto, el Foro Económico Mundial (WEF) es el baluarte más importante de un capitalismo abierto, con sentido humano.

El WEF congrega, cada año, en Davos, a cerca de 2,500 líderes de diversos ámbitos. El tema central fue muy oportuno: “La creación de un futuro común en un mundo fracturado”. Escuchamos a una variedad de líderes políticos; desde Donald Trump hasta Angela Merkel, Justin Trudeau y Emmanuel Macron.

Como presidente del Tecnológico de Monterrey, fui invitado en Davos a las sesiones del Foro Global de Líderes de Universidades, el GULF. Este grupo reúne a 25 líderes de las universidades más innovadoras, explorando maneras de impulsar la excelencia académica, la inclusión y la movilidad social. Nos acompañó el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

Se destaca en el GULF que la inequidad va en aumento de manera alarmante, reflejo de una movilidad social en caída. Cada día la posibilidad de que la población de menores ingresos acceda a un mejor nivel de vida está siendo más difícil. ¿Cuál es el papel de la universidad en esta sociedad tan desigual?

Priva en el WEF la visión optimista del cambio tecnológico, que propicia, por ejemplo, el empoderamiento del ciudadano y el consumidor. El Tec forma parte de la iniciativa para crear una plataforma de Industria 4.0 en México, en colaboración con el WEF y la Secretaría de Economía. Procura, asimismo, atraer a México el establecimiento de una de las sedes del Centro de la Cuarta Revolución Industrial que el WEF fundó en San Francisco en 2017.

Un reto crucial para México es dar un salto cuántico para incorporarnos a la economía del conocimiento y la innovación. Tenemos muy poco tiempo para lograrlo, pues los avances tecnológicos están ya provocando ajustes profundos en la manera como hoy trabajamos. De allí la importancia de modelos de aprendizaje continuo, como los que el Tec está desarrollando.

Davos nos permite apreciar la inmensa variedad de oportunidades y retos que nos presenta nuestro presente y nuestro futuro, y de pensar en su relevancia para un país como México.

Lee más colaboraciones en Voces

La inequidad va en aumento de manera alarmante, reflejo de una movilidad social en caída

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre