Estos ocho hombres son más ricos que la mitad del mundo
iStock

(AFP) Ocho personas, en conjunto, tienen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, es decir, 3,600 miles de millones de habitantes. Así lo dio a conocer este 16 de enero la ONG Oxfam en un informe que publicó de cara al inicio del Foro Económico Mundial que se dará el martes en Davos.

“Es indecente que tanta riqueza esté concentrada en manos de una minoría tan pequeña, cuando se sabe que una de cada diez personas en el mundo vive con menos de dos dólares por día”, consideró una portavoz de Oxfam, Manon Aubry.

La ONG reveló en su estudio, titulado Una economía al servicio del 99%, “cómo las grandes empresas y los individuos más ricos exacerban las desigualdades al explotar un sistema económico desfalleciente, eludiendo impuestos, reduciendo salarios y aumentando los rendimientos para los accionistas”.

Según la Oxfam, a ese ritmo, el primer “supermillonario” del mundo podría alcanzar un patrimonio de más de un billón de dólares en apenas 25 años”. Para terminar con esa suma, sería necesario “gastar un millón de dólares por día durante 2,738 años”, ilustró.

El documento tuvo base en la lista de las ocho personas más ricas de acuerdo con la clasificación de la revista Forbes.

Se trata, por orden, de Bill Gates (fundador de Microsoft, cuyo patrimonio se calcula en 75,000 millones de dólares), del español Amancio Ortega (fundador de Inditex), Warren Buffet (director general y primer accionista de Berkshire Hathaway), del mexicano Carlos Slim (fundador de Grupo Carso), Jeff Bezos (fundador y director general de Amazon), Mark Zuckerberg (Director general y cofundador de Facebook), Larry Ellison (cofundador y director general de Oracle) y Michael Bloomberg (fundador y director general de Bloomberg LP).

La Oxfam, que anualmente reporta las desigualdades en el mundo con motivo del foro de Davos, advierte este año sobre “la presión que se ejerce sobre los salarios en todo el mundo”, así como los beneficios fiscales de las empresas o el recurso a paraísos fiscales.

“Las compañías optimizan sus beneficios, especialmente aliviando lo más posible su carga fiscal, privando a los Estados de recursos esenciales para financiar las políticas y los servicios necesarios para reducir las desigualdades”, afirmó en el informe, dentro del cual llamó a los gobiernos a reaccionar promoviendo una economía “más humana”.

“Cuando los responsables políticos dejen de estar obsesionados con el PIB, se concentren en el interés de todos los ciudadanos y no solo de una élite, será posible un futuro mejor para todas y todos”, aseguró Aubry.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre