Por: Jansel Jiménez

Un software que ayuda a diseñar estrategias para reducir enfermedades transmitidas por mosquitos ha sido desarrollado por un equipo de científicos dirigido por Edgar Emmanuel Vallejo Clemente, investigador del departamento de Tecnologías de la Información y Computación, del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

El programa computacional basado en teoría de redes, una rama novedosa de la matemática, modela la manera en que estos insectos voladores propagan las enfermedades y sugiere planes para evitar contagios.

via GIPHY

“Nosotros nos hemos enfocado en crear modelos computacionales que nos permitan primero entender la dinámica de transmisión de la enfermedad y, en segunda instancia, crear modelos para tratar de evaluar la eficacia de diferentes estrategias de control”, explica Vallejo Clemente.

Este trabajo realizado en colaboración con la Universidad de California en Berkeley, también cuenta desde el año pasado con el financiamiento de Google Research Awards for Latin America. Esto por el interés de la compañía de que el software incorpore datos de usuarios de redes sociales para representar de mejor manera la interacción entre mosquitos y seres humanos.

También lee: Google financiará investigadores del Tec y la UNAM

“Nuestra idea es integrar este modelo con información de redes sociales. Por ejemplo, analizar datos que ocurren en Twitter y Facebook sobre la mención de de la palabra zika en alguna región. También queremos utilizar la información geográfica, cuando esté disponible, y a partir de las conexiones que las personas tienen con quienes siguen en Twitter y de su ubicación integrar el modelo de simulación matemática para poder estimar un riesgo”, expresa el también doctor en ciencias computacionales del Tecnológico de Monterrey, Campus Cuernavaca.

Otra meta, de acuerdo con Vallejo, es integrar el software a una herramienta parecida a Google Maps, para recolectar información de una población sobre su movimiento, su ubicación y el clima de la zona donde esté, para detectar y anticiparse a situaciones en las que pudiera haber una transmisión de dengue o zika.

“Nosotros pensamos que con estas herramientas podemos detectar situaciones en las cuales la enfermedad se podría propagar rápidamente. Es muy importante predecir dónde podría aparecer un brote de la enfermedad, y en eso nos estamos enfocando”, dice Vallejo.

En términos médicos, se le llama vector al agente que transmite un padecimiento, un mosquito en este caso. Entonces este software es único, pues anteriormente sólo se habían modelado enfermedades de contagio no vectorial.

Te interesa: Una gota de sangre y nueve minutos para detectar zika

“El modelo que estamos desarrollando tiene varios elementos de innovación. Estamos caracterizando las picaduras de los mosquitos como no se había hecho antes. Se había caracterizado la transmisión de enfermedades de persona a persona, pero sin el vector. Esto abre un camino muy importante para crear modelos predictivos de cómo podría transmitirse la enfermedad. Esto empata mucho con modelar redes sociales y varios aspectos que ocurren en éstas”, cometa el investigador del Tec de Monterrey.

Aunque la investigación va viento en popa, está en una fase previa de prototipo. De acuerdo con Vallejo, aún hace falta cotejar el modelo matemático con un banco más robusto de información y ver si funciona realmente para reducir la propagación de enfermedades vía mosquitos en un caso concreto y real. Se espera que en este año se dé el primer paso en este sendero. “Uno de los objetivos es determinar una conformación óptima de estrategias de control que pudieran funcionar en una situación particular”, añade.

Unidos por la ciencia y el cumpleaños

De acuerdo con Vallejo, la investigación es parte central del proyecto de uno de sus alumnos de posgrado. “Quien está realizando este trabajo principalmente es nuestro estudiante de doctorado de ciencias computacionales: Héctor Manuel Sánchez Castellanos. Su trabajo de tesis tiene que ver con la creación de estos modelos”, comenta. Curiosamente, ambos nacieron el dos de mayo, pero con 20 años de diferencia. El maestro y el alumno tienen 50 y 30 años de edad, respectivamente.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre