iStock

(EFE) – Diana López Tavarez, quien realiza sus estudios de doctorado en la Universidad de Colorado, traduce al español miles de páginas de material científico que se encuentra escrito en inglés, esto con la finalidad de que el contenido pueda usarse en las escuelas de América Latina.

La joven educadora de 29 años se ha volcado a la misión de traducir cortos ejercicios sobre ciencia, conocidos como simulaciones, así como páginas web completas, subtitula videos y traduce guías para maestros, porque está convencida de que esa labor puede tener “un gran impacto” en la región, así lo dijo en entrevista con la agencia informativa EFE.

“Esas simulaciones permiten que la ciencia llegue a escuelas y alumnos con muy pocos recursos” y así pueden explorar las ciencias, afirmó López, quien realiza estudios de tecnología avanzada aplicada a la educación en la Universidad de Colorado (UC) en Boulder, Estados Unidos.

Lee: ‘InteLentes’, dispositivo para débiles visuales que detecta objetos y traduce textos

Mientras daba clases de ciencia en escuelas secundarias en México, López, quien hizo una maestría en México, se encontró con la web PhET Sims, que fue creada en 2002 por el físico Carl Wieman y contiene simulaciones al estilo de videojuegos sobre temas de física, educación y tecnología.

Desde su creación, la página ha sido visitada más de 360 millones de veces por estudiantes y educadores, quienes ponen a prueba sus conocimientos sobre circuitos eléctricos, capas de agua subterránea y simulan el movimiento de la sangre dentro del cuerpo humano, entre otros ejercicios.

Tras obtener los permisos correspondientes, López comenzó a traducir desde México las simulaciones en un principio para uso personal y luego usó el material en el colegio en el que trabajaba, en el que no había acceso a internet y, por ende, no podía usar los vídeos explicativos ni el material didáctico adicional.

Por si no lo viste: Laboratorios remotos, una opción para la educación a distancia

El proyecto creció y tras llegar a Colorado hace poco más de un año, López se decidió a traducir no solamente las simulaciones, sino también las páginas web completas, así como subtitular los vídeos correspondientes y traducir y contextualizar las guías para maestros.

“Las personas me preguntan por qué lo hago. Antes lo hacía sólo para mí, después pensé en hacerlo solo para mi país, pero al llegar a Colorado descubrí que el impacto es mucho mayor”, declaró la docente sobre el potencial uso de sus traducciones en América Latina e incluso entre estudiantes hispanohablantes de Estados Unidos.

López no recibe compensación alguna por las traducciones. Las hace por su pasión por la docencia y aunque muchos prometieron ayudarla sólo unos pocos finalmente lo hicieron, aunque se concentraron en la traducción de la página web y en las simulaciones, pero no en los vídeos o en las guías.

También puedes leer: Cuatro razones por las que la robótica transformará la educación

Explica que aunque muchos alumnos casi intuitivamente saben cómo usar las simulaciones, para muchos maestros el uso del material resulta complicado, incluso aunque esté en español, si es que no se traduce el material adicional.

“Es mucho, entonces, lo que hay que traducir. Pero todo el material ya traducido está disponible gratuitamente en línea. Por eso este esfuerzo vale la pena. Comencé para ayudarme a mí misma, pero ahora estamos ayudando a muchas otras personas”, indicó.

La tarea dista mucho de estar completa. Aunque López anticipa terminar su doctorado en 18 meses, no sabe si en ese tiempo acabará con las traducciones. Hasta el momento, López y sus ocasionales colaboradores sólo han traducido el 20 % del material disponible para maestros y el 10 % de las actividades.

Te puede interesar: 11 frases de expertos para entender el futuro de la educación

“Todas las simulaciones y todas las páginas ya están en español. Pero todavía falta traducir los documentos que explican cada simulación. Y me gustaría tener por lo menos una actividad para cada simulación para que los profesores tengan un ejemplo para mostrar”, explicó.

Aunque esta tarea es voluntaria y no compensada, López siente que debe hacerlo para fomentar “el desarrollo de la aplicación de la tecnología en las aulas de México” y de otros países.

“Estas traducciones pueden tener un gran impacto. Pueden ayudar a muchos en América Latina porque PhET hace que lo invisible se vuelva visible. Esa es la mejor manera de aprender ciencias y matemáticas”, afirmó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre