Foto: Abigail Guzmán / Tec de Monterrey

Por Gabriela Faz

El avance logrado en el desarrollo tecnológico de la visión artificial a nivel mundial fue  motivo de celebración en el Tec de Monterrey, y es que el artículo Interium results from the international trial of Second Sight´s visual prosthesis, desarrollado por el Dr. Arturo Santos, decano de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud en la Región Occidente del Tec, y el Grupo de Estudio Internacional (Argus II Study Group), fue reconocido con el Premio Rómulo Garza a artículos publicados en revistas de alto impacto y con mayor número de citas.

“El inicio de mi trabajo en este tema fue en 1997 con la publicación de un primer paper en donde reportamos resultados de pruebas clínicas que demostraron que los pacientes con Retinitis Pigmentosa ciegos conservaban las células ganglionarias necesarias para que la estimulación electrónica pudiera ser transmitida hacia el cerebro, eso fue el comienzo de todo”, dijo el Dr. Santos sobre su larga historia en el trabajo de investigación.

Desde entonces, el trabajo conjunto con el Instituto Wilmer, en el hospital Johns Hopkins, desde donde se ha desarrollado el ojo biónico, o comercialmente conocido como Argus II, una de las 10 mejores innovaciones tecnológicas del siglo XXI según CNN, ha sido incesante.

Puedes leer: Estos lentes ayudan recuperar ‘la vista’ a ciegos

Hoy, 20 años después, el artículo publicado alcanzó un nivel de citas de 3,027% por arriba del promedio mundial en su disciplina de conocimiento.

“El artículo sobre el dispositivo médico o chip electrónico que se implanta sobre la retina y genera visión artificial en pacientes ciegos por Retinitis Pigmentosa, reporta el resultado preliminar de los primeros 30 pacientes que se implantaron a nivel mundial”, agregó el decano del Tec.

Es importante destacar que este fue un estudio multicéntrico a nivel mundial y que los primeros dos dispositivos de Argus II implantados a nivel mundial fueron realizados por el Dr. Santos en el Centro Médico Puerta de Hierro, en Guadalajara, Jalisco.

“Este proyecto es un ejemplo claro de un trabajo traslacional, ya que desde la idea, el trabajo de investigación y el desarrollo del concepto, hasta las aprobaciones necesarias por la FDA y la Comunidad Europea para su implantación han sido un caso de éxito que ha derivado, hasta el momento, en 150 pacientes ya implantados”, destacó el Dr. Santos.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Tec de Monterrey premia investigaciones que rompen paradigmas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre