ESA

La Estación Espacial china Tiangong-1 (“Palacio estelar-1”), un laboratorio orbital de la Administración China del Espacio (CNSA), se estrellará contra la Tierra en las próximas semanas, pero se descarta impacte zonas pobladas.

La ESA ha aclarado que no es posible hacer predicciones precisas, pero según los análisis realizados, la nave caerá en algún punto situado entre los 43ºN y 43ºS de latitud. Esto sitúa el lugar del impacto en una vasta región en la que están España, Francia, Grecia, Portugal o Italia, así como Australia y la mayor parte del continente africano y Sudamérica.

Puedes leer: China inicia la construcción de su propia estación espacial

Sin embargo, y debido a la geometría de la órbita del laboratorio espacial, la probabilidad de impacto será máxima justo en los extremos de dicha franja de terreno, en un área próxima a los 43º Norte y Sur.

Se espera que se desintegre en la atmósfera y que sus restos caigan en una amplia elipse de miles de kilómetros de largo y decenas de kilómetros de ancho.

Región donde caerán los restos de la Tiangong-1. A la izquierda, densidad de población por latitud. A la derecha, probabilidad de impacto también según la latitud

La ESA ha explicado que solo será posible conocer el lugar de reentrada aproximado con un día de antelación y, por tanto, qué regiones del planeta podrán presenciar el suceso.

Entre las dificultades que impiden afinar más las predicciones, está la complejidad de hacer modelos del comportamiento de la atmósfera, la dinámica del objeto y las limitaciones en el seguimiento de la Tiangong-1.

Lee: China lanza su primer telescopio espacial de rayos X

China notificó a la Oficina para Asuntos del Espacio de Naciones Unidas (UNOOSA) acerca de la entrada, y solicitó, a través de un organismo coordinador formado por importantes agencias como la NASA, la ESA o Roscosmos, un seguimiento internacional del aparato.

La Tiangong-1 mide 10.4 metros de longitud y está compuesta por dos cilindros de un tamaño similar: en uno se encuentra un módulo de servicio y en el otro un módulo de experimentación. Además, va equipada con dos paneles solares de tres metros de ancho y siete de largo.

El laboratorio fue lanzado el 30 de septiembre de 2011 a bordo de un cohete chino Long March 2F/G, desde el desierto de Gobi, Mongolia, y ha albergado una misión no tripulada (en noviembre de 2011) y dos tripuladas (en junio de 2012 y junio de 2013).

TAMBIÉN PUEDES LEER:

El Palacio Lunar en donde China se prepara para ‘conquistar’ la Luna

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre