Netflix quiere explorar en el mercado de los juguetes
iStock

(Notimex) – Un mexicano descubrió que diversos tipos de hongos son capaces de purificar, en sólo seis horas, el agua contaminada por fármacos. El experto del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Celestino Odín Rodríguez, asegura que con este hallazgo se puede resolver este problema de contaminación emergente.

Explicó que, para llegar a tal conclusión, recolectó 40 especies de hongos basidiomicetos en el municipio de Santa Ana Jilotzingo, Estado de México. El también catedrático de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) agregó que hasta el momento ha identificado 10 cepas que producen enzimas con poder oxidativo capaz de degradar contaminantes.

Rodríguez Nava detalló que, con esta investigación, obtendrá el grado de doctor en Biotecnología. La misma se centra en la búsqueda de compuestos naturales que puedan implementarse en los sistemas de tratamiento para eliminar los medicamentos que se encuentran en nano y microgramos.

“Estas evidencias son una alerta para evitar que los fármacos sigan llegando al ambiente. Los estudios científicos indican los efectos tóxicos sobre las especies bioindicadoras, por ello es momento de actuar para impedir que se afecten los diferentes niveles de las cadenas alimenticias de los ecosistemas”, dijo.

Las aguas residuales contienen una amplia gama de contaminantes emergentes, entre ellos destacan los analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos, reguladores de lípidos, hormonas, cafeína e incluso drogas ilícitas.

“La investigación se enfocó a analizar cinco fármacos de uso común que son tóxicos para especies bioindicadoras y recalcitrantes en plantas de tratamiento, así que probaron la remoción de bezafibrato, gemfibrozil, indometacina, sulfametoxazol y diclofenaco”, comentó.

Para degradar los fármacos, el científico inicialmente probó un producto comercial, pero no obtuvo el resultado que esperaba. Por ello, se experimentó directamente con los hongos Pleurotus sp., Pycnoporus sanguineus y Trametes máxima, éste último fue el que eliminó un mayor porcentaje de medicamentos.

Celestino Odín Rodríguez destacó que los fármacos se encuentran en las aguas residuales municipales, desafortunadamente la cobertura del tratamiento es cerca de 50% y no resulta eficiente en la eliminación de los fármacos.

El proyecto contó con la colaboración de los expertos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Iztapalapa, Octavio Loera e Ignacio González Martínez.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre