Caltech

El Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica anunció el reconocimiento de los físicos Rainer Weiss, Kip S. Thorne y Barry C. Barish, así como a la Colaboración Científica LIGO, por la primera detección de las ondas gravitacionales.

El jurado encargado de la concesión de esta presea destacó que este logro responde a uno de los desafíos más importantes de la física. Agregó que el premio reconoce el talento tanto individual como colectivo de los 1,167 investigadores que participaron en tal investigación, provenientes de 18 países diferentes.

Teoría de Einstein confirmada

LIGO

La detección de las ondas gravitacionales se dio en septiembre de 2015, tras décadas de esfuerzo científico y un siglo después de que Albert Einstein pronosticara su existencia. Se trata de alteraciones en el espacio-tiempo provocadas por grandes masas en movimiento.

Estas perturbaciones se desplazan a la velocidad de la luz y nada las detiene. El hecho de poder detectar este fenómeno que viaja sin alteración por miles de millones de años hace posible remontarse al primer milisegundo del llamado Big Bang, lo que podría brindar información valiosa sobre el origen del universo.

Este hallazgo “supone un hito en la historia de la física al confirmar la predicción de Einstein y marca el inicio de un nuevo campo de la astronomía, la astronomía de ondas gravitacionales”, explicó la Fundación Princesa de Asturias, organizadora de los premios.

Los ‘padres’ de este logro

Detección de ondas gravitacionales gana Princesa de Asturias
LIGO

Los físicos Rainer Weiss, Kip S. Thorne y Ronald Drever (fallecido en marzo de 2017) fueron quienes, en los años 80, propusieron la construcción del Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO).

Éste cuenta con dos aparatos gigantes, ubicados en Estados Unidos, de cuatro kilómetros de largo separados por 3,000 kilómetros que permiten mediciones extremadamente precisas de las interferencias de ondas.

Este recinto estuvo dirigido entre 1997 y 2006 por el físico Barry C. Barish, quien impulsó la fundación en 1997 de la Colaboración Científica LIGO, a la que se han integrado expertos de universidades e instituciones de todo el mundo.

Los detectores LIGO comenzaron a funcionar en 2002 y, 13 años después, la Colaboración Científica anunció la primera detección de ondas gravitacionales. Esto se ha repetido en otras dos ocasiones hasta ahora.

Los premios Princesa de Asturias serán entregados en una ceremonia a celebrarse el próximo octubre en Oviedo.

Conoce más sobre uno de ‘los padres’ de este descubrimiento en: Muere pionero de la detección de ondas gravitacionales

CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre