Tec de Monterrey

El financiero, cofundador de The Carlyle Group, y filántropo estadounidense David Rubenstein admitió sus errores y narró cómo rechazó invertir en los proyectos de Mark Zuckerberg y de Jeff Bezos, que eventualmente se convertirían en Facebook y Amazon, respectivamente.

En Monterrey, ante un Auditorio Luis Elizondo abarrotado, compartió con estudiantes y egresados del Tecnológico de Monterrey algunos consejos para ser emprendedores exitosos, en la conferencia “Emprendimiento en el siglo XXI”.

“A Jeff Bezos mucha gente le dijo, incluyéndome a mí, que no tendría éxito su venta de libros por Internet. Muchos le dijeron a Steve Jobs que no llegaría a ningún lado. Lo mismo a Mark Zuckberberg. Pero gente como ésta perseveró”, relató.

El empresario contó cómo logró ser un emprendedor exitoso al crear The Carlyle Group, luego de darse cuenta de que en realidad no disfrutaba ser abogado, la carrera que había estudiado en la universidad.

Tec de Monterrey

“Aun si tu idea no es tan maravillosa o no eres la persona más inteligente; incluso si no trabajas tan duro, debes perseverar y no admitir un no como respuesta”, comentó.

Destacó que la humildad es una de las principales características para ser exitoso. “El emprendedor quiere tener éxito por las razones correctas. Ninguno de los grandes emprendedores comenzó por el dinero, sino movidos por impulsar y probar una idea. El dinero es una consecuencia”, agregó.

Sin embargo, recordó que la suerte también juega un papel importante en los negocios. “Bill Gates es muy talentoso, pero tuvo suerte de que IBM haya querido licenciar su software y no comprárselo. Jeff Bezos tuvo suerte que muchos no quisimos darle dinero en el principio y así hubiera tenido que dar ganancias a muchos. La suerte también juega”, dijo.

Filantropía el mejor negocio de su vida

David Rubenstein también compartió con la audiencia su visión de por qué el mejor negocio en la vida es invertir en la filantropía y cómo fue que su formación y familia lo motivaron a donar millones de dólares todos los años a pesar de venir de un hogar con carencias económicas y poca formación académica.

“Cuando creces en situaciones modestas puedes tener la ambición de empuje. Yo sabía que iba a llegar a alguna parte y que lo tenía que hacer por mi cuenta”, relató. “Aunque hubo carencias económicas en el hogar, nunca faltó amor de mis padres”.

El empresario habló de la “filantropía patriótica”, que consiste en hacer donaciones que ayudan a aumentar la educación y la historia de su país, concepto que nació después de escuchar de John F. Kennedy uno de los discursos más inspiradores en su vida: “no preguntes lo que tu país puede hacer por ti, pregunta qué puedes hacer por tu país”.

Tec de Monterrey

Después de ganar su primer subasta, Rubenstein la cedió de inmediato a préstamo a los Archivos Nacionales en Washington. Este fue el primer paso para cumplir su misión de  apoyar a estudiantes con becas, centros de investigación, museos y universidades.

“Quien olvida la historia de su país está condenado a repetirla, y por eso debemos de pensar en la filantropía patrótica para transformar la salud, la educación y preservar nuestra historia. Si tienes universidades con educación y que ayuden a pensar diferente, eso te puede llevar muy alto”, destacó Rubenstein. 

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Presidente del MIT visita universidad ‘partner’, el Tec de Monterrey

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre